No son sólo palabras, ¡Ojo con el lenguaje corporal!

19 mayo 2022

La comunicación es mucho más que palabras. Cuando comunicamos lo hacemos de manera verbal y no verbal. Sin embargo, la comunicación no verbal queda muchas veces en el olvido.

A la hora de dar un discurso oral es muy importante controlar nuestro cuerpo, ya que este es un instrumento de expresión y comunicación humana. El lenguaje corporal o no verbal hace referencia a cómo nos mostraremos y pararemos frente a la audiencia.

Los especialistas coinciden en que la comunicación no verbal es el 50% de lo que nosotros queremos comunicar. El cuerpo debe acompañar lo que quiero decir, ya que a través de los gestos y movimientos corporales establecemos contacto con nuestros interlocutores. El lenguaje verbal y no verbal deben unificarse para lograr la eficacia en la comunicación.

Posturas al hablar y expresiones faciales

La buena postura corporal y una buena actitud son imprescindibles. De acuerdo con una investigación de la psicóloga social Amy Cuddy sobre “poses de poder”, asumir una posición de poder en una situación de alto estrés aumenta el nivel de testosterona (la hormona de la dominancia) y disminuye el cortisol (hormona del estrés).

Cuerpo erguido, cabeza al frente, los brazos hacia delante. De esta manera, te sentirás más capaz de controlar la situación frente a la audiencia.

El orador, además, debe manejar de forma eficaz las expresiones de su rostro ya que estás son sumamente importantes. Si siempre mantienes la misma expresión, la audiencia podría tener una percepción negativa sobre ti y, consecuentemente, la atención disminuiría.

El contacto visual para un orador es esencial, ya que genera que los demás se sientan identificados con él. No debes mirar a cualquier lado.

¿Qué hago con las manos?

¿Qué tan importantes son los movimientos de tus manos al comunicar? Si bien estas son importantes, no lo son todo. Las manos solo deben acompañar naturalmente tus movimientos, logrando un equilibrio entre lo que dices y haces.

Es importante tener las manos libres, ya que estar sosteniendo algún objeto puede generar ruidos molestos y dispersar la atención del público. El foco debe estar puesto en el mensaje del discurso.

5 tips de lenguaje corporal

Sonreír:

Una sonrisa cálida demuestra seguridad y entabla conexión con el público.

Postura abierta y receptiva:

Al momento de comunicar, es clave mantener una postura corporal que represente signos de apertura y receptividad. Si lo que se desea es conectar con las demás personas, es importante no adoptar posturas que muestren signos de desgano y desatención. Evita cruzarte de brazos. 

Evita movimientos bruscos:

Es usual estar nervioso al momento de estar frente a un auditorio, pero es muy importante evitar movimientos inquietos que denotan inseguridad. 

Manos visibles y sin entrelazar:

No coloques tus manos detrás de la espalda o en tus bolsillos, ya que esto provocará que tu auditorio percibirá que estás nervioso e inseguro. Las manos siempre tienen que estar visibles acompañando tu mensaje. 

Imita el lenguaje corporal de la audiencia:

A esto se le llama “técnica espejo” y ayuda a establecer un vínculo de mayor confianza con el público. 

Regresar