Los 8 oradores más famosos de la historia

6 junio 2022

Muchas personas son recordadas a lo largo de la historia debido a los grandes discursos que han dado a luz. Políticos, empresarios y emprendedores han logrado transmitir sus ideas innovadoras y disruptivas a millones de personas. 

La oratoria es el arte de hablar en público y se requiere mucha confianza y conocimiento para lograr transmitir lo que realmente pretendemos. El poder de la palabra puede abrir corazones, ganar batallas y lograr enormes cambios en el mundo. 

¡Conoce a los mejores 8 oradores de todo el mundo que siguen siendo recordados en la actualidad!

Pericles (495-429 a.C)

“El secreto de la felicidad es la libertad. Y el secreto de la libertad es el coraje.”

Considerado el gran orador griego, Pericles era una persona muy influyente. Tal es así que el célebre historiador Tucídides lo calificó como el “primer ciudadano de Atenas” y su período ha sido denominado el Siglo de Pericles

Apoyó las letras y las artes, y gracias a él Atenas es considerada el centro de la educación y la cultura de Grecia. Además, fue un gran promotor de la democracia ateniense.

Demóstenes (384-322 aC)

“Cuando una batalla está perdida, sólo los que han huido pueden combatir en otra.”

Orador y estadista ateniense, ejemplo de superación. Su fuerza de voluntad superó con creces su tartamudez y su carencia de facultades de improvisación. Demóstenes comenzó a estudiar los discursos de otros oradores griegos, entre ellos Pericles.

Alcanzó gran popularidad gracias a sus elocuentes e incisivos discursos, dentro de los que se destacan las “Filípicas”: cuatro poderosos discursos con los que Demóstenes buscaba vigorizar la apatía de los ciudadanos atenienses y unirse en la lucha contra Filipo, rey de Macedonia. 

A pesar de sus dificultades, Demóstenes utilizaba de forma muy eficiente su cuerpo para acentuar sus palabras, consiguiendo proyectar sus argumentos e ideas con mayor fuerza. 

Abraham Lincoln (1809-1865)

“El gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, no desaparecerá de la Tierra.”

El discurso de Gettysburg de Abraham Lincoln es uno de los más destacados de la historia mundial. El entonces presidente estadounidense pronunció su famoso discurso el 19 de noviembre de 1863, en donde en menos de 300 palabras logró resumir su postura frente a la guerra y el apoyo a la abolición de la esclavitud.

Dicho discurso consta de diez oraciones, las cuales fueron suficientes para enfatizar la pertenencia al grupo que lo estaba escuchando, y predisponer emocionalmente a la audiencia para lo que quedaba del discurso. Además, debido a su brevedad fue fácilmente recordado y se logró un gran impacto en las personas que lo escuchaban.  En resumen, fue una de las piedras angulares de la historia de Estados Unidos. 

Winston Churchill (1874-1965)

“Nunca llegarás a tu destino si te paras a lanzar piedras a cada perro que ladre”.

Considerado uno de los líderes más grandes del siglo XX, Churchill llegó a decir que su ambición de toda la vida fue la de llegar a ser un “maestro de la palabra hablada”.

Al igual que Demóstenes, el entonces primer ministro británico no tenía facilidad natural para hablar. Pero su inteligencia, su memoria y su gran fuerza de voluntad lo convirtieron en alguien cuyos discursos completos alcanzan más de cuatro millones de palabras. 

La poderosa oratoria de Churchill consiguió mantener en pie a Inglaterra en las horas más negras de la Segunda Guerra Mundial. Fueron sus discursos los que hicieron a los británicos creer en sí mismos, y concienciar a la sociedad estadounidense sobre la amenaza del avance nazi. 

Mahatma Gandhi (1869-1948)

“Ojo por ojo y todo el mundo quedará ciego.”

Fue una figura poderosamente influyente en la historia de la India. Sus motivadores discursos instaban a recorrer el camino del pacifismo y la no violencia. 

Uno de sus discursos más importante fue el pronunciado durante el movimiento Quit India, el 8 de agosto 1942, el cual resultó esencial para instigar a las personas a luchar contra el dominio británico mediante la resistencia pasiva. 

John F. Kennedy (1917-1963)

“No preguntes qué puede hacer tu país por ti, sino qué puedes hacer tú por tu país.”

El entonces presidente estadounidense se caracterizó por sus discursos sumamente liberales y su gran capacidad para comprender a su audiencia. La confianza y su hábil uso de la retórica fueron factores claves para el éxito de Kennedy al hablar en público.

Su discurso de toma de posesión fue tan fascinante que las personas aún lo recuerdan. Su famosa frase “no preguntes qué puede hacer tu país por ti, sino qué puedes hacer tú por tu país” es un gran ejemplo de lo anteriormente mencionado. Con esta pregunta, Kennedy involucró activamente a los oyentes, pidiéndoles que piensen sobre su vida en los Estados Unidos y cómo mejorar su país. 

Nelson Mandela (1918-2013)

“La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo.”

El primer presidente negro de Sudáfrica demostró con su vida y discursos que lo aparentemente imposible es posible. 

A pesar de haber recurrido a la violencia para tratar de derrotar el sistema de supremacía blanca (apartheid) y haber sufrido como consecuencia una larga condena carcelaria, Mandela salió de prisión con un mensaje de reconciliación y unidad como única vía para reconstruir Sudáfrica.

El 11 de diciembre de 1993 recibió el Premio Nobel de la Paz.

Martin Luther King Jr. (1929-1968)

“Mientras haya pobreza en este mundo, ningún hombre puede ser totalmente rico, incluso si tiene un billón de dólares.”

Se destacó por pronunciar discursos contra la discriminación racial y la no violencia. Uno de los discursos más famosos e inspiradores del líder del movimiento por los derechos civiles para los afroamericanos y premio Nobel de la Paz fue “I Have a Dream”, en el cual bastaron tan solo 17 minutos para ser considerado uno de los más emocionantes de la historia. 

En 1977, Martin Luther King Jr. fue condecorado con la Medalla Presidencial de la Libertad.

Regresar