Elevator Pitch: Cómo hacer una presentación rápida y cautivadora

12 octubre 2022

A lo largo de tu vida, te encontrarás con situaciones y momentos en los que tendrás la posibilidad de conseguir un posible inversor, un potencial cliente o un puesto laboral. Por lo tanto, es necesario que ejecutes un discurso orientado a la “venta” que sea llamativo y capte la atención. 

Como bien dicen, no hay una segunda oportunidad para causar una buena impresión. Y esto es totalmente aplicable al elevator pitch. 

Sin embargo, es necesario aclarar que se tienen que dar ciertas condiciones para que puedas dar tu discurso. No siempre es recomendable realizarlo. A veces tienes que esperar más, otras veces menos. En definitiva, cada situación tiene sus particularidades y debes tenerlas en cuenta.

De todos modos, primero tienes que saber que es un Elevator Pitch, cuáles son los tipos de discursos que podemos utilizar y las consideraciones que hay que tener en cuenta para no fallar y causar un gran impacto en tu objetivo. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es un Elevator Pitch?

Se trata de un discurso breve, fácil de entender y persuasivo acerca de tus habilidades o lo que se dedica  tu empresa. Básicamente, es una introducción de tu propuesta y se caracteriza por ser rápida y orientada a conseguir tu propósito. 

Se denomina “pitch de ascensor” porque la clave es que seas capaz de “vender” tus capacidades o proyectos en el espacio de tiempo que tarda un ascensor en llegar al piso de destino. 

En este sentido, es recomendable que tenga una duración de 30 segundos a 2 minutos aproximadamente. Por lo tanto, nuestra capacidad de síntesis debe ser alta, el mensaje debe ser claro y es fundamental transmitir confianza. 

Es un momento en que no hay que escatimar esfuerzo para conseguir el objetivo, se debe dejar todo en un periodo corto de tiempo. 

Consejos para un elevator pitch

Tipos de pitch

De acuerdo al tipo de público al que te diriges, optarás por un tipo de discurso o por otro. Estos son los más frecuentes:

Comercial: se trata de un discurso empresa-potencial cliente en el que podemos emplear la estrategia de empatizar con el problema y ofrecer la solución. Para ello, es necesario saber cuál es el problema o necesidad del potencial cliente y de qué manera podemos demostrar que nuestro producto o servicio es su mejor solución.

Inversores: al igual que en el comercial, cuando tratamos con inversores también es necesario saber qué les interesa. Aquí lo importante es hablar acerca de lo rentable que puede llegar a ser tu proyecto, qué te diferencia de los demás competidores y qué se puede lograr con él.

Deck pitch: se trata de vender el producto o servicio a través de una presentación generalizada de este. El recurso utilizado suelen ser diapositivas y va dirigida a inversores. Se debe tener en cuenta que no debe exceder los 10 o 15 minutos.

Elevator pitch: este es el tipo de pitch que nombramos al principio de este artículo. Debe ser breve y preciso. Si consigues cautivar a tu audiencia en el tiempo estipulado, tendrás mucho del trabajo ya hecho.

¿Cómo hacer un Elevator Pitch personal?

Un elevator pitch bien elaborado debe explicar quién eres y qué haces, cuál es tu especialidad, producto o servicio y cuál es el elemento de valor. Se caracteriza por ser persuasivo, memorable y despierte interés en ti.

A continuación te explicamos los pasos fundamentales para crear tu elevator pitch personal.

1.    Define tu proyecto

Es necesario conocerte bien para definir en unas cuantas palabras quién eres, de dónde vienes, tu marca personal y cuál es tu experiencia en el mercado.

Te aconsejamos que respondas las siguientes preguntas:

  • ¿Quién eres?
  • ¿De dónde vienes?
  • ¿Cuál es tu misión?
  • ¿Cuál es tu visión?
  • ¿Cuál es tu experiencia?
  • ¿Por qué puedes llevar este proyecto al éxito?
  • ¿Qué necesitas para triunfar?

Además, es necesario que definas tu público objetivo: a quién o quienes va dirigido tus productos o servicios, sus características demográficas, psicográficas y de comportamiento. Lo ideal sería que construyas un buyer persona.

Estas preguntas pueden ayudarte:

  • ¿A quién le estás resolviendo un problema?
  • ¿Quién va a utilizar tu producto o servicio?
  • ¿Cuán grande es el mercado al que te diriges?

También debes definir el problema, el cual debe ser planteado de manera clara y sencilla. Con una o dos frases será suficiente.

Responde a lo siguiente:

  • ¿Qué problema tiene nuestro público?
  • ¿Cuáles son sus puntos de dolor?
  • ¿Qué necesidad les vas a resolver?

Luego de definir el problema que quieres resolver tienes que explicar cómo quieres hacerlo. Es decir, mostrar la solución.

Estas respuestas te guiarán:

  • ¿Qué solución ofreces?
  • ¿Cómo vas a satisfacer a tu público objetivo?

El argumento que expongas debe tener tu propuesta de valor, lo cual es lo que te hace único y te convierte en la mejor opción para tus clientes.

Responde a lo siguiente:

  • ¿Qué aportas de valor?
  • ¿Por qué va a ser un éxito?
  • ¿Por qué elegirte a ti?

2.    Estructura tu contenido

Inicia diciendo quién eres: tu nombre y apellido, tu profesión y ocupación. A continuación, indica un verbo de acción que defina lo que haces y denota a tu público objetivo (a quiénes les resuelves el problema). Además, específica la necesidad de tu público objetivo y ofrécele una solución. Menciona los beneficios y tu propuesta de valor.

Puedes finalizar tu elevator pitch con un call to action para tener la posibilidad de una futura reunión.

Que es un elevator Pitch

3.    Lee y edita tu discurso

Lee tu discurso en voz alta y ensáyalo tantas veces como puedas para asegurarte que suene natural. Haz que sea conversacional, no demasiado formal. Recuerda que debe durar entre 30 segundos y 2 minutos, controla tu tiempo.

El discurso va a cambiar dependiendo de la situación en la que te encuentres y del receptor, por ello no memorices el discurso. Solo debes tener claras las ideas claves y la estructura. 

Tiempo al tiempo…

Elaborar un Elevator Pitch apropiado y cautivador requiere de tiempo y, cómo nuestra vida en general, van habiendo modificaciones que lo hacen cada vez mejor. 

Cuantos más hagas y practiques, más oportunidades tendrás de captar la atención de todo aquel que te escuche y de conseguir todas las metas que te propongas. 

Pero, ¿cómo sé que mi Elevator Pitch fue efectivo? Te darás cuenta de que la persona con la que hables mostrará un mayor interés en tu propuesta que en tu discurso en sí. Además, puede que te pida tu tarjeta o algún número para ponerse en contacto contigo. 

No olvides que crear conexiones con las personas es toda una habilidad que puedes desarrollar y, cómo siempre decimos en Comunica con Impacto, requiere de mucha práctica y dedicación de tiempo, y el Elevator Pitch no es la excepción. 

Ahora si, ya tienes la teoría y varios tips, ¡Llegó el momento de que hagas tu propio Elevator Pitch!

Clases con Jesús Calderon para hablar en público | Comunica con Impacto

Pasé más de 20 años con miedo y vergüenza a hablar en público, me sudaban las manos, sentía la cara caliente, no sabía qué decir, al final nadie me entendía muy bien la idea, etc. Se me fueron muchas oportunidades de trabajo, de relaciones, de sentirme bien conmigo mismo.

Regresar