Desde pequeños: La importancia de la oratoria

12 mayo 2022

Ya sea en nuestras casas, trabajos o fiestas, constantemente estamos comunicándonos unos con otros. Nuestras vidas giran en torno a relaciones y vínculos de diversa índole, que dependen de nuestra capacidad para transmitir inquietudes y sentimientos.

A través de los años, la oratoria (“el arte de hablar en público con elocuencia”) fue adquiriendo un papel cada vez más importante en la educación, el gobierno y los negocios.

Las palabras poseen poder y en manos de un buen orador, estas obtienen una potestad aún mayor: te permiten convencer, persuadir, educar, informar e incluso entretener y conmover.

Presentar con claridad tus ideas, transmitir confianza, persuadir e influir en la comunidad a veces es incluso mucho más importante que los conocimientos en sí.

Hoy en día en la vida de cualquier profesional parte de su éxito y de su reputación van de la mano con una buena oratoria. Ser un buen orador te abre las puertas a muchas más oportunidades profesionales y mejoras extraordinarias, pudiendo destacar en reuniones y eventos.

Además de evitar malos entendidos y mensajes confusos, la oratoria es una herramienta imprescindible a la hora de negociar con los competidores de una empresa, con los proveedores y hasta con los propios empleados de la misma.

La oratoria no sólo te ayudará a crecer en el ámbito profesional, sino que también lo hará en tu vida personal. El hablar en público mejora la autoconfianza, la capacidad de investigación y brinda una mayor capacidad de deducción.

Fines de la oratoria

Al igual que otras artes, la oratoria tiene una serie de propósitos o fines que desea alcanzar y podemos dividirlos en cuatro:

1. Persuadir

Implica convencer a otras personas que nuestras opiniones son las adecuadas y moverlas a la acciones de acuerdo con ellas. Además se trata de motivar a otros a que realicen una actividad que en el fondo no querían hacer.

2. Enseñar

Se trata de transmitir a otros los conocimientos y cultura general mediante la palabra oral. Su propósito no solo es comunicar las noticias cotidianas, sino que se orienta a la inteligencia de los receptores.

3. Conmover

Implica lograr despertar determinados sentimientos, pasiones y emociones en la audiencia que te escucha hablar. El objetivo es llegar a la fibra interna del público oyente.

4. Agradar

Esto quiere decir producir en el alma ajena un sentimiento de placer con fines determinados.

Desde pequeños…

Para poder ser desarrollada con naturalidad, la oratoria debe ser aprendida y ejercitada a lo largo del tiempo. Debido a esto, es importante que a los niños y niñas se les enseñe a ser buenos oradores en la escuela desde edades tempranas.  

Aprender oratoria y ampliar su vocabulario, les permite ejercitarla, encontrar las palabras adecuadas para expresar lo que les sucede y perderán, también, el miedo de exponerse a muchas personas.

Pero la oratoria, además, tiene un elemento emocional en los niños y niñas. A través de ella les enseñamos a creer en ellos mismos y a potenciar su autoestima.

Práctica, práctica y más práctica…

Sin embargo, conseguir una oratoria eficaz se construye con trabajo y mucha práctica. No es algo que se logra de un día para el otro. Es por ello que se hace especial hincapié en la importancia de la oratoria en los niños y niñas desde edades tempranas.

En este sentido, la frase “la práctica hace al maestro” aplica a la perfección. Cuanto más ensayes un discurso, saldrá más fluido y natural

Regresar